CANTO DE IYIJNISLÉP Y DAXEGXANXÁIQ

29.12.2013 11:31


HISTORIA SAGRADA DEL PUEBLO QOM (TOMO 1)



(Fragento del Tomo 1 de "Historia Sagrada del Pueblo Qom en el País Chaqueño")





de Flavio Dalostto

 

Canto de Iyijnislép y Daxegxanxáiq.


imagen de 
http://hijodeqom.bl ogspot.com.ar

“Qad’ta’á se puso al frente de su ejército,

Como general de los dioses nogüetpí,

Se puso sobre su cabeza, su casco de tortuga,

Sobre su pecho y su espalda, armadura de cocodrilo,

Donde se rompen las hachas de Qom-Auáq,

Su cintura rodeó de macanas de roca filosa, 

que cortan los huesos de las estrellas,

Sus pies forrados con piel de tigre, vuelan entre nubes,

Sus uñas de águila rompen la Montaña de Majáiq

Como general poderoso revistó las tropas,

Y dijo: -¿A dónde está Mocobí? ¿Y Abipón?

¿A dónde Mbayá? ¿Dónde la tropa guaicurú?

¿A dónde los agás? ¿A dónde los payaguá?

¿Dónde están los flecheros de Campo-Redondo?

¿A dónde los lanceros de Churu?

¿Y Pilagá, estás pescando?

¡Solo está Toba, para defender mi razón!

¡Sólo está Ocole, para decir “presente”!

¡Y el pequeño Malbalá, dijo “Aquí estoy”!

¿No son mataguayos y maqqá, 

los que acudieron a mi llamado?

Cinco tribus y los Hijos de Uyuni,

Vinieron a mí, trajeron sus lanzas,

Sus flechas y sus rompe-cabezas,

Y dijeron junto al Capitán Daxegxanxáiq

‘Somos de Qad’ta’á, rey de nosotros’.

Y dijo Qad’ta’á: -No lastiméis a la Mujer

Y reconoced su Honra; porque todo varón,

lleno de fragilidad, bajó de Ella,

antes de hacerse poderoso.

Porque la victoria no es del varón,

Sino de quien Dios quiere. 

Puse mis palabras en la boca de Iyijnislép, pioxonaxá, la Hija del Chañar, y no me defraudó.

La puse por príncipe de Mi Pueblo,

Y no me fijé ¿Qué tiene entre las piernas?

¿Una boca de abajo? ¡Una boca llena de dientes de palometa, para castrar a la nación de mis enemigos!

Valiente es Daxegxanxáiq, pero dijo a ella: -¡Si no vienes conmigo, no me atreveré a subir a la Montaña de Majáiq, 

Porque tú eres la inspiración de Dios!

¡Bendigo a la Mujer, fabricadora de hijos y de hijas!

¡Bendigo a la Mujer que ordenó el Mundo!

¡Cuando la Mujer acomoda su casa, 

todo el Pueblo de Dios, es afortunado!

Iyijnislép, madre de la Victoria; Daxegxanxáiq, hijo de la Ganancia.

Jaayé, mujer de Eb; ¡Capitana del Pueblo!

¡Ejército de una sola mujer, venció al grande de Majáiq!

¡Toma leche, dijo al enemigo de Dios, y mientras éste dormía,

clavó clavos filosos en su frente, rompiendo su cabeza!

¿Le miré a ella, lo que tenía entre sus piernas? 

¿Examiné si tenía pene? ¿Conté sus testículos?

¡No! ¡Miré su corazón, y vi que era bueno!

¡Olí su olla, y supe que había delicia en su comida!

Y dije: “El perfume de la flor y el guiso femenino y la sangre derramada del malo, ¿Habrá tres mejores olores?”,

Jaayé, ¡La premiada por Dios!, ¡La presidenta de los pobres!,

¡Generala de Dios!, ¡Capitana de todos los chaqos!

¿Habrá hombre capaz de maltratarla?

¡Si tal hubiera, no necesitará ayuda!

¡Si tal hubiera y la acorralase con trampas;

habrá varón que salga, y lo mate!

¡Todos los enemigos del Dios del Chaco, desparramados,

Entre las piedras, muertos, comidos por zorros,

Despedazados por pumas, picoteados por el cóndor!

Y la bandera multicolor de Aÿemaÿóm, vuela en lo alto de la Montaña.”