ESTUDIO CORAL MERIDIES II

15.09.2013 09:33

ESTUDIO CORAL MERIDIES II

 

 

raulcelsoar 03/09/2009 @ 09:19

 


“Alemania fue un sueño que cumplimos con esfuerzo”

 

Hoy desde las 19.30 el Estudio Coral Meridies se presentará por primera vez, luego de volver del Certamen Internacional de Coros de Marktoberdorf, Alemania. De los 13 coros que concursaron, los santafesinos salieron cuartos y volvieron felices. Esta noche compartirán con el público lo que vivieron en Europa

PUBLICADO EN DIARIO UNO DE SANTA FE http://www.unosantafe.com.ar/

 

Esta noche el prestigioso Estudio Coral Meridies se presentará desde las 19.30 en el Centro de Eventos de Jerárquicos Salud (avenida Facundo Zuviría 4.641), donde realizarán parte del repertorio que llevaron a su reciente viaje a Alemania y mostrarán imágenes de lo allí realizado. La entrada será libre y gratuita.

De regreso de su gira por Alemania, Meridies compartirá las experiencias del viaje y su participación en el 11º Certamen Internacional de Coros en Marktoberdorf, junto con el público santafesino, en agradecimiento a su apoyo y colaboración para la concreción de este proyecto. Podrán apreciarse, además de música en vivo, imágenes y audios alusivos a la gira.

En diálogo con Escenario para Diario UNO, la directora de Meridies, Virginia Bono, y una de las coreutas del grupo que viajaron a Alemania, Virginia Farioli, hablaron de la gran experiencia vivida y el enriquecedor encuentro de culturas experimentado en el país europeo, el futuro del grupo y la gran presentación que brindarán esta noche.

—¿Qué significó el viaje para ustedes?
Virginia Bono: Fue un esfuerzo muy grande, económico y a nivel de tiempo y energía, el preparar muchísimo repertorio y al mayor nivel que pudimos. Y todo esto se vio reflejado en el éxito de la gira, que fue por distintas ciudades alemanas y en la participación del Certamen de Marktoberdorf, en el que además estuvimos muy bien catalogados por el jurado y el público. Estamos muy satisfechos por los logros conseguidos. Por haber cumplido este sueño de traspasar las fronteras de la Argentina, y como únicos representantes de Latinoamérica en un certamen como el de Marktoberdorf, que tiene un prestigio y un nivel internacional de gran excelencia.

—Al llegar a Alemania, ¿ya tenían un itinerario armado?
—Bueno yo hice algunos contactos con coros y colegas que había conocido en mi estancia en Alemania y también tuvimos algunos ofrecimientos. Por ejemplo se acercó a nosotros gente del Centro Argentino de Frankfurt que junto con el Consulado General de la República Argentina en Alemania, organizaron un concierto espléndido…
Virginia Farioli: Y emotivo…
Virginia Bono: Muy emotivo, porque fue especialmente de música argentina y latinoamericana. La sala estaba completa y había muchos argentinos y latinoamericanos. En esa oportunidad se ofrecieron empanadas y vinos mendocinos durante el intervalo, y hubo mucha gente que se emocionaba al escuchar Arroz con Leche en la versión de Carlos Guastavino, porque eran de San Nicolás o porque era la canción que habían cantado durante su niñez.

—¿Ese concierto hizo que no extrañen tanto Argentina?
—Fue una sensación rara. Porque estás con argentinos o con latinos, pero en otro país y lejos.
Virginia Farioli: Muy lejos. Por ahí no tomábamos dimensión de lo lejos que estábamos de acá. Pero nos hicieron sentir en todo momento como en casa, muy cómodos. Toda la organización fue perfecta y cuidaron cada detalle.
Virginia Bono: Mucho ayudó un colega mío, Martin Minkler, que fue quien coordinó todos los enlaces e hizo que sólo tuviéramos que pensar en la música, en los conciertos y en la preparación del certamen, a quien queremos traer el año que viene a Santa Fe a hacer un concierto especial como músico invitado.

—¿Cómo fue la participación del grupo en el certamen?
Virginia Farioli: Bueno. Estábamos alojados a media hora del lugar de competencia, todos juntos en un hotel espléndido. Partíamos a la mañana temprano y teníamos ensayos todos los días. Había mucha concentración, casi permanente y tratábamos de dar siempre lo mejor.
Virginia Bono: Muchas veces tuvimos dos presentaciones por día. Era competencia por la mañana o a la siesta, una cena rápida a las 5 de la tarde (horarios alemanes), luego teníamos un concierto compartido con otros coros, y regresábamos al hotel a las 12.30 de la noche.
Tuvimos algunas presentaciones más de gala como la que realizamos en una casa de ópera en Neuschwanstein, que es un lugar bien en los alpes alemanes a orillas de un lago, que tiene un castillo de cuentos en la ladera de la montaña, que visitamos y en el cual cantamos en la sala de los músicos. También hicimos algunos conciertos más informales organizados por el certamen. Como uno que tenía que ver con esa pasión que los alemanes tienen tanto como los argentinos de lo que es el fútbol. Compartimos con el Coro de la Universidad de Utah de Estados Unidos, el ganador del Certamen, un concierto como fuera un partido de fútbol, donde cada coro, ambos en el escenario como si estuviéramos cada uno debajo de cada arco, cantábamos uno una canción y luego el otro, con camisetas puestas o los colores de Argentina. Fue muy divertido.

—Se encontraron con personas de todo el mundo…
—Sí, porque la esencia de este certamen, no es sólo la competencia en sí, sino que también lo es el encuentro de culturas. Y creo que eso fue lo que marca esta experiencia, más allá de lo musical. Fue toda una experiencia de vida, ya que era la primera vez que muchos de los chicos del coro viajaban fuera del país o a Europa y que se pueden encontrar con gente de otros países, diferentes culturas, con otros pensamientos y distintas experiencias; pero con la misma vocación hacia la música coral y el mismo empeño por hacer las cosas bien, pero con diferentes realidades. Y bueno todas estas cosas nos enriquecen mucho, hacen que uno aprenda, dan ganas de querer superarse y hacer cosas nuevas lo mejor que uno puede.

—Y hace que quieran viajar el año que viene de nuevo, ¿no es así?
—¡Seguro que sí! Porque además tuvimos invitaciones. El cónsul quiere que viajemos el año que viene para la feria del libro, donde Argentina es huésped de honor, y tenemos invitaciones a festivales durante el 2011.
Marktoberdorf es el lugar en donde se encuentra la escena coral del mundo, porque es el certamen de mayor prestigio. Y Martin Minkler les decía a los chicos que piensen que el hecho de estar elegidos para Marktoberdorf ya es un premio inmenso y un privilegio. Y que ya estén significa que son buenos y que los va a escuchar la gente más allegada al mayor nivel internacional en lo que es música coral. Y es así.

—En cuanto a ese encuentro de culturas que me nombrabas, ¿cómo lo vivieron?
Virginia Farioli: Lo más notorio fue que no nos entendíamos por ahí con los idiomas. El inglés fue un poco lo que hizo que nos entendiéramos, pero lo que nos unía era la música. Ahí es donde nos encontrábamos, y fue una experiencia enriquecedora porque compartimos escenarios con coros de excelentes niveles, y eso nos llevó a querer crecer nosotros también. Luego hubo un día en que nos encontramos todos los coros en una sala donde cada coro cantó una canción para los otros, y cada uno mostraba y contaba la forma que tenía de trabajar.

—¿Y había diferencias comparando las formas de trabajar de ustedes, con las de los otros?
Virginia Bono: Hay diferencias en cuanto a la tradición coral. Cada coro trató de representar aquellas obras o autores que los identificaban, entonces pudimos escuchar obras de autores checos, suecos o polacos, que nosotros no conocíamos. Y en cuanto al trabajo, a nosotros nos distingue un color y un sonido que tiene que ver con nuestra cultura y nuestro idioma. Pero el trabajo técnico de Meridies permite que podamos abordar otro repertorio universal o de otras culturas, con un sonido bastante maleable y flexible.

—¿Les pasó que otros coros conocieran alguna canción suya o al revés? ¿Qué a pesar de las diferencias, se encontraran en algún tema?
—Bueno muchos conocían la Misa Criolla y nosotros la cantamos. Además en uno de los conciertos en que la interpretamos, hacíamos una especie de presentación de los instrumentos típicos. Entonces Rafael, que es el vientista que toca el ficus quena, tocó un fragmento de un tema y la gente la tarareaba y conocía, y los chicos del coro polaco hasta se sabían la letra.

—¿Cuál fue el resultado del coro dentro de la competencia?
—Bueno en un principio, ellos dividieron la competencia en tres categorías: Excelente, Muy Bueno, y Buen Nivel Internacional. A nosotros nos incluyeron dentro de la categoría de Muy Buen Nivel Internacional y eso es mucho más de lo que esperábamos.
Y luego se le entregaron premios a los tres primeros puestos. El primero fue para el Coro de la Universidad de Utah de Estados Unidos; luego al Coro de Cámara alemán Maulbronner Kammerchor, y el tercer puesto fue para un Coro de Cámara irlandés. Y Meridies quedó ahí pegadito, en cuarto puesto. Así que estamos muy orgullosos y contentos.

—¿Cómo fue la vuelta al trabajo acá en Santa Fe?
—Bueno cuando ya estuvimos todos en la ciudad, tuvimos un parate por el tema de la gripe A. Pero volvimos a ensayar y a reunirnos desde hace 20 días más o menos, especialmente para la preparación del concierto que vamos a dar esta noche.

—¿En qué va a consistir este primer concierto, luego del viaje?
—Bueno esta noche a las 19.30, en el Centro de Eventos de Jerárquicos Salud y con entrada totalmente libre y gratuita, queremos devolver un poquito de todo lo que recibimos del público de Santa Fe y de las instituciones públicas y privadas que colaboraron para que podamos lograr este sueño, este viaje. Además de cantar, vamos a mostrarles videos, fotografías y audios de todas las cosas que vivimos en Alemania. Tanto los conciertos y competencias, como también lo que fue la convivencia de esas casi dos semanas allá de estar todo el tiempo juntos. Fue un gran esfuerzo, con días muy intensos, pero todo valió la pena.

—El repertorio que van a interpretar, ¿es el que llevaron a Alemania?
—Sí, preparamos un repertorio variado que incluía las obras de competencia y de conciertos de extensión, de distintos autores internacionales. Música original de autores argentinos y latinoamericanos, y también música popular argentina. Así que parte de ese repertorio lo vamos a cantar, y otra parte lo van a poder ver y escuchar en una gran pantalla, que esperamos que le guste a todos. Nos encontramos con fans del coro, amigos, familiares y gente que se involucró muchísimo con Meridies y se alegró con nosotros primero de la selección a participar en el certamen y luego que finalmente podamos viajar. Entonces queremos hacer este concierto para que puedan ver todo lo que vivimos.

 

 

Estudio Coral Meridies de Santa Fe

 

El Estudio Coral Meridies de Santa Fe, dirigido por Virginia Bono, fue seleccionado para participar del Certamen Internacional de Coros de Cámara más importante del mundo que se va a realizar entre fines de mayo y principios de junio, en Marktoberdorf, Alemania.
Es el único coro de Latinoamérica entre sólo trece coros seleccionados de distintos países. Meridies es una palabra latina que significa Sur. Es un grupo coral independiente y vocacional que se formó en 2004.
El mayor interés del grupo reside en el estudio intensivo a nivel musical e interpretativo de estilos y períodos poco frecuentados en nuestro medio, y sobre todo en la difusión y estreno de obras y arreglos corales de autores argentinos contemporáneos.
El certamen europeo en el que participará reúne un alto nivel artístico y puede considerarse como la competencia más exigente. “Por eso, el hecho de haber sido elegidos, significa para nosotros un altísimo prestigio”, explicó a Diario UNO Virginia Farioli, una de las integrantes del coro.
Y agregó: “Así como venimos recibiendo en cada uno de nuestros proyectos y presentaciones el apoyo del público de Santa Fe, para poder concretar este viaje a Alemania necesitamos ayuda de toda la comunidad, tanto del sector público, como del sector privado”.
Meridies se ha presentado en salas y teatros del país, en conciertos, festivales y competencias internacionales, recibiendo la ovación del público y el reconocimiento del jurado.
En las últimas temporadas Meridies se ha dedicado a la interpretación de obras inéditas de compositores locales, entre ellos Damián Rodríguez Kees, Rodrigo Asselborn, Eduardo Malachevsky y Alfonso Paz.
Por esta labor recibió una distinción del Consejo Argentino de la Música CIM/Unesco e invitaciones para participar de Jornadas de Música Contemporánea.

 

Premios y distinciones

 

 

1.- VIII Certamen Internacional de Coros, Trelew 2007: Primer premio en la categoría mayor, como coro mixto.
 Tercer premio en la competencia temática de Música Sacra. Premio Consejo Argentino de la Música: Mejor interpretación de una obra argentina.
2.- Concurso de Interpretación de Música Popular y Folklórica Sudamericana, en La Plata, junio 2008: Premio Fondo Nacional de las Artes, puntaje más alto de la categoría Coro Mixto y Medalla de Plata como Conjunto Vocal.
3.- Venado Coral, Venado Tuerto, provincia de Santa Fe, en octubre de 2008: Segundo Premio Municipalidad de Venado Tuerto, en la categoría Coro Mixto.
Premio Especial al Coro más votado por el público.

 

Virginia Bono, creadora y directora

 

 

El Estudio Coral Meridies se encuentra bajo la dirección de su creadora, Virginia Bono, egresada del Instituto Superior de Música de la UNL en las carreras de Dirección Coral y Educación Musical.
Realizó estudios de Post-grado en Dirección Coral en la Escuela de Música y Arte escénico de la ciudad de Frankfurt, Alemania.
Participó en cursos, talleres y clases magistrales con distinguidos directores argentinos y del resto del mundo, como Antonio Russo, Néstor Andrenacci, Carlos López Puccio, Eric Ericson, Helmut Rilling, Wolfgang Schäfer, Werner Pfaff, Frieder Bernius, Simon Halsey, María Guinand, entre otros.
Ha sido invitada a realizar conciertos como directora invitada y asistencia técnica en diversos coros en Argentina y Europa.
Ha dictado cursos de Dirección Coral y talleres de preparación de obras y ha tenido a su cargo la preparación del coro piloto para clases magistrales de Dirección Coral dictadas por distinguidos profesores de nivel internacional.
Con sus coros ha participado en concursos internacionales de coros y obtenido premios y distinciones.
Ha sido merecedora del 3º premio en el Concurso Internacional de Directores de Coro en la ciudad italiana de Bologna en 2003, y el premio al Director más Meritorio en el Concurso de Música Popular del Mercosur realizado en La Plata en el 2000.

Quiénes integran Meridies

 

Sopranos: Angélica Pardo, Felicitas Mántaras, Florencia Pieroni, Ma. Soledad Falcón, Victoria Gogorza, Ma. Virginia Farioli, Yanina Rossi, Ma. Florencia Molinero.
 Contraltos: Alina Almada, Carolina Daga, Débora Torres, Emilia Wingeyer, Giselle Fournier, Laura Ibáñez, Melania Severi, Tisi Aguirre.
 Tenores: Alex Persoglia, Joaquín Rodrigo, José Rudolf, Luis Gervasoni, Nicolás Fortunoff, Rodrigo Asselborn.
 Bajos: Cristian Vera, Eladio Ulla, Juan Barbero, Marcos Rella, Manuel Rodrigo, Matías Amicuzi, Nicolás Ricci, Rafael Bolcatto.

Nota del autor del sitio: Alex Persoglia, es de la ciudad de Avellaneda, Santa Fe, hijo de Horacio Persoglia.

LA DIRECTORA

VIRGINIA BONO

Directora fundadora del Estudio Coral Meridies, es egresada de la carrera de Dirección Coral del Instituto Superior de Música de la UNL y de la Escuela de Música y Arte Escénico de Frankfurt, Alemania. Ha estudiado con numerosos y destacados maestros argentinos, europeos y norteamericanos. Ha sido directora titular e invitada en numerosos coros en Argentina y Europa. Ha obtenido premios y distinciones por su labor como directora de coros en certámenes internacionales. Como docente ha tenido a su cargo Clínicas, Cursos y Talleres de Dirección Coral en el país y en Alemania.