POR SUERTE SIEMPRE HUBO UNA RED

01.10.2013 09:23

Por suerte, siempre hubo una red

EN LA CUERDA FLOJAPor suerte, siempre hubo una red

Imagen de http://elsenordelosespejos.files.wordpress.com

Efectivamente, en esa pesadilla de caminar por la cuerda floja, impregnado de un inconsciente y sádico vértigo, siempre tuve una red contenedora en el abismo, que en mis caídas me acogió maternalmente en su seno.

Pero la estupidez humana y la obstinación, producto de altas dosis de orgullo y de soberbia, hicieron que reiteradamente tropezara con la misma piedra.

Después aparecen los remordimientos, desasosiegos, la culpa, la humillación de la auto conmiseración.

Nunca el agradecimiento a todas esas manos tendidas que me acopiaron de la red, ninguna vez el reconocimiento y gratificación a esas asistencias desinteresadas de familiares, amigos, compañeros y camaradas.

Siempre la creencia de que puedo manejarme solo, y volver a caminar por la cuerda floja, como un deshonesto desafío a mi mismo.
Subsiste un consuelo; poder ayudar a otro, que también transita por esa alucinación.